jueves, 30 de diciembre de 2010

Presagios

Han sido “fuentes de la Fundación O´Belen” las que han precisado que nada hacía presagiar la reacción de la niña, porque cuando fue recogida de la estación de Atocha por uno de los educadores, estaba tranquila y contenta. La Fundación también ha indicado que la niña llegó voluntariamente en tren desde su localidad de residencia hasta la susodicha estación y que no manifestó en ningún momento que quería volver o bajar de la furgoneta.

Pero la niña tomó la decisión, se tiró en marcha del coche en dirección al Centro donde iba a ser reingresada, reinternada, dicen que para reformarla.

Sabemos desde hace rato ya, tenemos información suficientemente documentada de cómo se las gastan los empresarios de la tal Fundación…La niña que ya no es se encaminaba, después de unos días de asueto, de libertad, de vacaciones, de recreo, hacia la “medicación forzosa”, esa que se administra crónicamente a los chavales ansiolíticos…La niña que ya no es la llevaban hacia los antipsicóticos para poder sobrellevar el encierro, muchas veces, sin supervisión facultativa. La niña que ya no es ¿qué pensaría dentro de ese coche? ¿Quizás en que a quienes acababa de visitar y jugar con ellos y soñar con las hadas y los faunos no les iba a poder llamar porque lo tiene prohibido?

Lo dicen las fuentes de la Fundación O´Belen…nada hacía sospechar que la niña acabaría decidiendo abrir aquella puerta prisionera. Ni los maltratos, ni la falta de comunicaciones, ni las salas de castigo, ni los internamientos de horas negras, ni los golpes, ni el ninguneo, nada hacía sospechar…

Y es que las fuentes de las que bebe la Fundación O´Belen son fuentes divinas, que se lo pregunten sino a Ureña…¿Monseñor, donde descansa ahora la niña muerta? Pregúnteselo a su dios enano, a ver si desde sus ojos aún esconde alguna esperanza para esta niña…”O” a Pizarro…¿será Endesa quien indemnice a la familia para intentar comprar su silencio? ¿”O” le pasará los trastos a Herrero “O” a Morales, consejeros delegados bien pagados de Ibercaja e Iberdrola?…¿sacarán la cartera para acallar los gritos de los padres de la niña, que acudieron al entierro de su niña con las manos esposadas no fueran a soltarlas para ahogar en sus gargantas consejeras su historia negra?

A Emilio Pinto, fundador de la Fundación, se le vuelven los dedos huéspedes de subvención letal. Por eso, muy cuco él, inventó una fortaleza, envolvióse de políticos con cargo y de iglesia, que da rédito y te perdona los pecados…

Me gustaría presagiar, querida niña, que tu cuerpo en la cuneta se convirtiese en un mojón bien grande, una pirámide tiesa y erguida, un kilómetro cero, donde las esperanzas que allí descansaron fundiesen la cal de la conciencia de quienes te las arrancaron…

El Candelero (25 de abril de 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada